Organigrama parroquial

LA PARROQUIA CUENTA CON APROXIMADAMENTE 8.000 FIELES

Está servida por un párroco:

Juan Antonio Paredes

I. Diaconías parroquiales:

SERVICIO DE LA PALABRA

- Catequesis de iniciación cristiana: Gloria Bernal

- Catequesis prebautismales: Victor y Paula O'Callaghan

- Catequesis Prematrimoniales: Juan de Dios Sánchez y Beatriz

- Catequesis postbautismales: Luis Espila y Ceci Gómez

- Catequesis de adultos: Juan Antonio Paredes

- Responsables de la página WEB: Rafael Domínguez y Antonio Casas

SERVICIO DE LA CARIDAD

- Cáritas parroquial: Juan Galeote

- Pastoral de la salud: Marisol López Ayuso

- Visita de enfermos: Ana Sánchez

SERVICIO DE LA CELEBRACIÓN DE LA FE

- Equipo de Liturgia y Coro parroquial: José Luis Ortiz y Susi San Juan

- Jueves Eucarísticos y sacerdotales: Rafi Núñez

- Celebración de bodas y bautizos: Juan Antonio Paredes

- Decoración: Reme Saborido

ORGANISMOS PARROQUIALES

- Consejo de Pastoral: Secretario general Rafael Domínguez

- Consejo de Economía: lo preside el párroco

- Escuela de catequistas: Gloria Bernal

- Equipo de pastoral familiar: Cristóbal Valadez

- Mantenimiento: Antonio Callejón

II. Actividades parroquiales ordinarias

- Catequesis de iniciación cristiana: miércoles y jueves (H. 17,30-19,00 de la tarde) y sábados (H.11-13).

- Escuela de catequistas: Viernes (H.17,30-19)

- Formación del Equipo de Liturgia: Viernes (H. 17,30-18,00)

- Formación Pastoral de la Salud: Sábados (H. 17,00-18,00)

- Catequesis Prebautismales. El jueves anterior a primer sábado de mes (H. 20,30-22,00)

- Despacho Parroquial: miércoles, jueves, viernes y sábado (H. 17,30-19,00)

- Confesiones: diariamente, media hora antes de cada misa.

 

  •  

     

    Evangelio del día

    Sábado, 29 de agosto. Mc 6, 17-25. 27-29.

    Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel, encadenado. El motivo era que Herodes se había casado con Herodías, mujer de su hermano Filipo, y Juan le decía que no le era lícito tener a la mujer de su hermano. Herodías aborrecía a Juan y quería quitarlo de en medio: no acababa de conseguirlo, porque Herodes respetaba a Juan sabiendo que era un hombre honrado y santo, y lo defendía. Cuando lo escuchaba, quedaba desconcertado, y lo escuchaba con gusto. La ocasión llegó cuando Herodes, por su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea. La hija de Herodías entró y danzó, gustando mucho a Herodes y a los convidados. El rey le dijo a la joven: “Pídeme lo que quieras, que te lo doy”. Y le juró “Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino”. Ella salió a preguntarle a su madre:”¿Qué le pido?”. La madre le contestó: “La cabeza de Juan, el Bautista”. Entró ella enseguida, a toda prisa, se acercó al rey y le pidió: “Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan, el Bautista”. Enseguida le mandó a un verdugo que trajese la cabeza de Juan. Fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una bandeja y se la entregó a la joven: la joven se la entregó a su madre. Al enterarse sus discípulos, fueron a recoger el cadáver y lo enterraron.

    Comentario

    El evangelista Marcos sitúa el episodio de la muerte del Bautista en medio de la misión de los Apóstoles. Y nos dice que le cortaron la cabeza por cantar la verdad a Herodes Antipas, el segundo hijo de Herodes el Grande, que gobernaba en Galilea, pero sin el título de rey. Se había casado con Herodías, la mujer de su hermano Filipo. Juan se lo reprochó delante de todo el pueblo y se ganó la antipatía de ambos.

    Con palabras actuales, podríamos decir que ejerció la denuncia profética frente a los líderes, sin temor a que le dijeran que se metía en política o en cuestiones ajenas al Reino de Dios. Esta denuncia valiente le costó la vida.

    Y me pregunto si los apóstoles de hoy no estamos callados ante la corrupción de los dirigentes del pueblo y ante los frecuentes escándalos que aparecen en la prensa de cada día. Eso sí, para ejercer con credibilidad la denuncia profética, tenemos que tener limpia nuestra casa y nuestros corazones y servir a Dios antes que a los hombres; tenemos que depender sólo de Dios.

    Blog del párroco

    Imágenes

    Conf130
    Image Detail