Organigrama parroquial

LA PARROQUIA CUENTA CON APROXIMADAMENTE 8.000 FIELES

Está servida por un párroco:

Juan Antonio Paredes

I. Diaconías parroquiales:

SERVICIO DE LA PALABRA

- Catequesis de iniciación cristiana: Gloria Bernal

- Catequesis prebautismales: Victor y Paula O'Callaghan

- Catequesis Prematrimoniales: Juan de Dios Sánchez y Beatriz

- Catequesis postbautismales: Luis Espila y Ceci Gómez

- Catequesis de adultos: Juan Antonio Paredes

- Responsables de la página WEB: Rafael Domínguez y Antonio Casas

SERVICIO DE LA CARIDAD

- Cáritas parroquial: Juan Galeote

- Pastoral de la salud: Marisol López Ayuso

- Visita de enfermos: Ana Sánchez

SERVICIO DE LA CELEBRACIÓN DE LA FE

- Equipo de Liturgia y Coro parroquial: José Luis Ortiz y Susi San Juan

- Jueves Eucarísticos y sacerdotales: Rafi Núñez

- Celebración de bodas y bautizos: Juan Antonio Paredes

- Decoración: Reme Saborido

ORGANISMOS PARROQUIALES

- Consejo de Pastoral: Secretario general Rafael Domínguez

- Consejo de Economía: lo preside el párroco

- Escuela de catequistas: Gloria Bernal

- Equipo de pastoral familiar: Cristóbal Valadez

- Mantenimiento: Antonio Callejón

II. Actividades parroquiales ordinarias

- Catequesis de iniciación cristiana: miércoles y jueves (H. 17,30-19,00 de la tarde) y sábados (H.11-13).

- Escuela de catequistas: Viernes (H.17,30-19)

- Formación del Equipo de Liturgia: Viernes (H. 17,30-18,00)

- Formación Pastoral de la Salud: Sábados (H. 17,00-18,00)

- Catequesis Prebautismales. El jueves anterior a primer sábado de mes (H. 20,30-22,00)

- Despacho Parroquial: miércoles, jueves, viernes y sábado (H. 17,30-19,00)

- Confesiones: diariamente, media hora antes de cada misa.

 

  •  

     

    Evangelio del día

    Martes, 31 de marzo. Jn 13, 21-33.36-38. Uno de vosotros me va a entregar

    Cuando dijo estas palabras, Jesús se turbó en su interior y declaró: «En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará.» Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús. Simón Pedro le hace una seña y le dice: «Pregúntale de quién está hablando.» El, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: «Señor, ¿quién es?» Le responde Jesús: «Es aquel a quien dé el bocado que voy a mojar.» Y, mojando el bocado, le toma y se lo da a Judas, hijo de Simón Iscariote. Y entonces, tras el bocado, entró en él Satanás. Jesús le dice: «Lo que vas a hacer, hazlo pronto.» Pero ninguno de los comensales entendió por qué se lo decía. Como Judas tenía la bolsa, algunos pensaban que Jesús quería decirle: «Compra lo que nos hace falta para la fiesta», o que diera algo a los pobres. En cuanto tomó Judas el bocado, salió. Era de noche. Cuando salió, dice Jesús: «Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en él. Si Dios ha sido glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto.» «Hijos míos, ya poco tiempo voy a estar con vosotros. Vosotros me buscaréis, y, lo mismo que les dije a los judíos, que adonde yo voy, vosotros no podéis venir, os digo también ahora a vosotros. Simón Pedro le dice: «Señor, ¿a dónde vas?» Jesús le respondió: «Adonde yo voy no puedes seguirme ahora; me seguirás más tarde.» Pedro le dice: «¿Por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti.» Le responde Jesús: «¿Que darás tu vida por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo antes que tú me hayas negado tres veces.»

     

    Comentario

    ¡Triste suerte la de Judas Iscariote! Elegido por Jesús para ser uno de sus íntimos y para anunciar el Evangelio, terminó traicionando a su Maestro. Le vendió por un puñado de monedas, y le entregó con un beso. No es extraño que el evangelista Juan diga eso tan impresionante de “Era de noche”. Era de noche en el corazón de Judas y era de noche en el corazón de tanta gente que traiciona a los seres más queridos.

    Me hiela la sangre cuando descubro que muchos niños se sienten vendidos por sus padres. Y cuando pienso en el daño que podemos hacer con nuestra falta de amor y con nuestros pecados los seguidores de Jesús. Porque todos llevamos algo de Judas en la sangre. Fíjate en los alardes de Pedro, el que dice que dará la vida misma por Jesús; y será el primero en negar que sea uno de los suyos, e incluso que le conozca.

    Pero lo verdaderamente sublime es el amor y la paciencia de Jesús para con las debilidades del hombre. A Pedro le perdonó igual que a Tomás y todos los que huyeron. Y está dispuesto a perdonarte a ti y a mí siempre que acudamos a Él arrepentidos y le pidamos perdón.

    Blog del párroco

    Imágenes

    viernesanto...
    Image Detail